Actualidad

Deus est Relatio… Lanza del Vasto y santo Tomás de Aquino

 

El presidente de la Asociación de los Amigos de Lanza del Vasto nos ofrece elementos de respuesta a la pregunta depositada en Twitter por un internauta: “¿Podría decirme cuál es el texto de santo Tomas de Aquino que conmocionó al joven LdV?”

Repaso de los hechos

Lanza del Vasto y santo Tomás de Aquino

“Pisa, 1925, nuestro joven filósofo ateo está a punto de hacer el descubrimiento que iluminará toda su búsqueda. Lanza nos cuenta cómo, aconsejado por su amigo “Antonino el católico” , se dirige a la biblioteca de la Universidad, pide el De Trinitate de santo Tomas de Aquino, lo abre y justo cae sobre la frase decisiva: Deus est relatio, non autem relativa quia non mutabilis (1) Dios es relación mas no relación relativa: relación absoluta que abre, incluye y corona toda relación”.

La relación es, pues, más que un concepto: es uno de los nombres de Dios mismo, del Dios viviente y verdadero. Fuente única y plural que riega toda la Creación. Trinidad irradiando en todas sus obras y reflejándose en ellas. Padre, Hijo, Espíritu Santo: origen interior (Padre), revelación exterior (Hijo), comunión en el amor (Espíritu Santo). Dios uno por esencia, y sin embargo diverso en las Personas o Hipóstasis. El pensamiento trinitario de Lanza es indisociable de su fe cristiana. Explora de modo filosófico aquello que el dogma expresa de manera teológica. Ahonda apasionadamente en el Misterio.

En español :  Buenos días, ¿Podría decirme cuál es el texto de Santo Tomas de Aquino que conmocionó al joven LdV ??

Respuesta

« Deus est relatio, non autem relativa quia non mutabilis”  citado de memoria por LdV, este texto no tiene correspondencia exacta en la obra de santo Tomás de Aquino. Lo que más se le acerca se encuentra en la Suma teológica que dice así :

“En Dios, la relación no es tal un accidente inherente al sujeto, sino como la divina esencia misma. Es pues subsistente como subsiste la esencia misma [...] En Dios la persona significa la relación, pero la relación subsistente, es decir la relación en tanto que substancia o hipóstasis subsistente en la naturaleza divina, aunque aquello que subsiste en la naturaleza divina no sea otra cosa que la naturaleza divina.” (Prima Pars, pregunta 29, artículo 4).

Un  texto muy cercano a éste y al que prestó gran atención Lanza, lo hallamos en San Agustín, en su De Trinitate :

“Las personas divinas están constituidas por su relación, pero éstas no entran en la categoría de accidentes. Los nombres [de Padre e Hijo] no se dicen de la substancia sino de la relación, relación que no es un accidente pues es inmutable.” (Trin. V, V, 6 : Non secundum substantiam dicuntur, sed secundum relativum, quod tamen relativum non est accidens quia non est mutabile.)

Se puede consultar en torno a esta cuestión el trabajo de Daniel Vigne: La Relación Infinita. La filosofía de Lanza del Vasto Tomo II- El ser y el espíritu, Paris, Ediciones de Cerf, 2010, p. 415-418.


(1) Lanza del Vasto, El Viático I, VII, p. 267-268.
(2) Extracto de D. Vigne, « Lanza del Vasto, filósofo de la Relación », en el Suplemento a las Noticias del Arca 50 (2001-2002), p. 1-14.